Conectarse

Recuperar mi contraseña


¿Quién está en línea?
En total hay 2 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 2 Invitados

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 33 el Mar Mayo 03, 2011 6:44 pm.

Últimos temas
» Abduction RPG
Mar Sep 20, 2011 9:37 pm por Satine M. Anstruther

» Sexo gratis y un par de polvos también.
Dom Mayo 15, 2011 10:31 pm por Afrika N. Gärtner

» This is me and this is my life. My life, my game, my rules | Afrika's Relations|
Dom Mayo 15, 2011 8:33 pm por Afrika N. Gärtner

» » Registro de Avatar.
Dom Mayo 15, 2011 3:14 pm por Oceané M. Gosselt

» » Solicitud de Cambios de Nick.
Dom Mayo 15, 2011 12:33 pm por Afrika N. Gärtner

» » Registro de Nombres y Apellidos.
Dom Mayo 15, 2011 12:30 pm por Afrika N. Gärtner

» Afrika Ninnet Gärtner
Dom Mayo 15, 2011 5:43 am por Afrika N. Gärtner

» Hate is safer than love {Jamie's RShips}
Dom Mayo 15, 2011 4:01 am por Jamie M. Kidman

» @AndreyNovikov
Sáb Mayo 14, 2011 10:18 pm por Alex I. Comăneci



1/3



 The Rol Blog

Image and video hosting by TinyPic

Ethan Alexander Fitzgerald

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Ethan Alexander Fitzgerald

Mensaje por Ethan A. Fitzgerald el Dom Mayo 08, 2011 7:03 pm

.

Ethan Alexander Fitzgerald
forget about theory. what does it feel like when we’re together?

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
Información inicial.
»Nombre Completo: Ethan Alexander Fitzgerald Ockahm
»Apodos: Con Ethan alcanza. Sino, puedes decirle Alex.
»Fecha de Nacimiento: Veintiocho de Septiembre de 1989.
»Ocupación: Artista. Escritor, a pesar de que suele escribir cosas personales que no salen de las paredes de su casa, de vez en cuando, publica algun que otro texto.
»Rango: {Espacio en construcción. Luego podrán editarlo-completarlo.}

Información física.

»Descripción Física:
Spoiler:
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

Información psicológica.

»Personalidad:




-Papá, me gustaría mostrarte unas cosas que he escrito.-
-Seguro hijo. ¿Pero puede ser luego? ahora me tengo que ir. En cuanto vuelva...-
-Pero papá... Llevo queriéndotelas mostrar desde hace tiempo, no recue...-
Era tarde. El hombre ya había cruzado la puerta rumbo a su trabajo.

¿Me crees si te digo que Ethan no es más que un niño escondido en el cuerpo de un hombre? ¿Un niño que quiere aparentar ser un grande? ¿Un niño que se ha puesto la camisa y pantalones de su padre, los zapatos -que le quedan grandes- y unas gafas para parecer más intelectual? Pues aunque no lo creas no es más que la verdad. Ethan puede llegar a ser muy maduro y responsable cuando quiere, de hecho, lo es la mayoría del tiempo, pero porque sabe que tiene que ser así. El maravilloso Ethan no puede ser de otra manera, no puede contar chistes tontos y andar carcajeándose libremente por ahí. No el hijo del señor Fitzgerald. El hijo de este prestigioso señor no es más que un chico responsable enfocado en su futuro, en los estudios y en todo lo que eso conlleva. Algunos andan diciendo por ahí que será todo un hombre de negocios como su padre y que le sustituirá en la empresa de la familia. Ahora, la pregunta es, ¿alguno se imagina realmente lo que es Ethan? ¿Alguno se ha preguntado, siquiera por un segundo, si todo lo que dicen es verdad? Y lo más importante, ¿alguien le ha preguntado a él si quiere ser ese brillante hombre de negocios de el que todos hablan, y de el que su padre se enorgullece al hablar? No. Nadie le ha preguntado a Ethan si quiere ser lo que todos dicen. ¿Qué pasaría si él les dijera a todos que quiere ser un vendedor de salchichas? ¿O un artista callejero? Decepción. Esa es la palabra justa. Todos se sentirían decepcionados de él, le dirían millones de veces que teniendo las oportunidades que tiene las deshecha. Y seguro también le dirían que porque nunca les había dicho nada. Y él se enfadaría. ¿Qué no les había dicho nada? ¿Todos esos años en los que le había hablado a su padre sobre lo que le gustaba escribir, esas pequeñas "indirectas" que le enviaba... Qué pasó con todo eso? ¿No les había dicho nada? A él le gustaría poder decirle en la cara a toda esa cantidad de gente que el es escritor. Que toda esa cantidad de escritos que les ha mostrado, firmado por un anónimo realmente es él. Y le gustaría recibir más que un simple "no está mal", o algunas palabras desinteresadas. Eso es lo que el quiere, tan simple como eso.

Con el tiempo se ha acostumbrado a fingir, convirtiéndose, prácticamente en un experto. Ahora sabe perfectamente que debe hacer en cada situación y de que debe hablar con esa clase de gente que tanto espera de él. Fingir. De eso vive Ethan. Y le gustaría que no fuese así, pero no le queda otra alternativa más que morderse la lengua y pensar en lo mal que le haría a su familia. Quizás ese es su problema, que es demasiado bueno. Que no puede pensar simplemente en él y mandar al diablo a todas esas personas. No puede, va contra sus principios, y prefiere fingir antes que causarle una decepción tan grande a el entorno que lo rodea. A pesar de todo eso, nunca baja los brazos y no ha pensado ni siquiera por un momento en dejar de escribir, en abandonar eso que tanto ama. Lo que el tiene presente todo el tiempo es que cuanto mejor escriba, más orgulloso -o menos decepcionado- se sentirá su padre cuando el le diga la verdad. Porque tiene planeado hacerlo, en un futuro no muy lejano. Por eso se esfuerza, se exige cada vez un poco más y se plantea retos respecto a la escritura y mejorar cada día un poco más, por más minúsculo que sea. Amable; tanto que llega a empalagar. Es de esos que ayudan a los ancianitos a cruzar la calle y le dejan los asientos en el metro a las embarazadas o personas mayores. Le gusta ser así. Le gusta escuchar un "gracias" antes de irse, para poder llegar a su casa y sentirse al menos un poco mejor que siempre. Su terquedad llega hasta límites insospechados, si quieres hacerlo cambiar de opinión vas a tener que tener paciencia y horas libres como para sentarse a su lado y explicarle porque es blanco y no negro como el dice. Y aunque sea realmente blanco, él lo verá negro. Y posiblemente luego lo vea violeta, celeste, verde, y quizás algún día entienda porque era blanco y sepa que tú tenías razón, ¿pero decírtelo? ¡Ni en broma! Se lo guardará lo más adentro que pueda y se asegurará de que nunca salga de su boca. Con las personas a las que considera realmente sus amigos se puede decir que deja de lado el disfraz, se saca esa careta de chico responsable y se muestra tal cual es. Bromista, muy -pero MUY- infantil, cariñoso, de esos que se te pegan como un chicle y es difícil separarlos, romántico con ciertas personas y se podría decir que hasta llega a ser dulce cuando quiere. Anda repartiendo besos y abrazos por doquier, y no le importa si es un buen o un mal momento, si realmente lo quieres o no, si estas cansado de que el te siga, el beso o el abrazo te lo ganarás igual.

-¿Qué... Qué era lo que iba luego de esta parte? Estoy seguro de que te lo dije.-
-¿Y me lo preguntas a mí? ¿Qué no eres tú el que escribe, Ethan?-
-Sí, lo sé. Pero se me ha nublado la mente. ¡No puede ser que no te acuerdes!-
-¡Eso mismo estoy pensando yo, cómo puede ser que no te acuerdes!

Despistado, se le olvidan la mitad de las cosas y eso es una gran dificultad considerando que es escritor porque generalmente tiene que volver a pensar todo de nuevo, anotarlo y luego escribirlo. Es, posiblemente una de sus más grandes dificultades y espera poder mejorarlo, aunque con esa memoria que tiene sabe que es muy, pero muy poco probable que lo haga. Ingenuo. Piensa que nadie quiere hacer daño a nadie y que seguramente si le mienten es porque tuvieron buenas razones para hacerlo, siempre está buscando excusas para tratar de cubrir a los demás. A pesar de que tiene un gran pero gran don para la escritura, ha tenido miles de momentos malos. Desde no saber que escribir hasta no animarse a publicar sus textos, y hasta el día de hoy no ha logrado hacerlo con su nombre y apellido impreso debajo. Siempre es con un seco y misterioso anónimo, un anónimo que es fácilmente reconocible por la diferente forma de escribir que tiene a los demás. Ni mejor ni peor; diferente. Por esta misma razón son muy pocos los que saben que escribe, más bien sus íntimos amigos, a los que más de una vez los sorprende con algún que otro poema o historia. Tiene un lema: Resbalón no es caída. Ha resbalado millones de veces, y también se ha caído unas cuantas, pero sabe que tiene que levantarse y seguir, por que simplemente no queda otra. No puede quedarse tirado en el suelo esperando a que alguien vaya a ayudarle a levantar, preguntar si está bien y de paso llevarle a tomar algo por ahí para que se recupere. Las cosas no son fáciles de conseguir y el lo tiene claro.

»Gustos:
-El azúcar. Chupetines, chicles, chocolates y toda clase de porquería con altos índices de azúcar le viene bien.
-La fotografía. Tiene una vieja cámara que consiguió vendiendo cosas que ya no le servían, y a pesar de que la usa en contadas ocasiones le encanta sacar fotos y colgarlas en su casa como trofeo, aunque solo están las mejores.
-Escribir, obviamente. Es su gran pasión, digamos, lo que más ama en este mundo.
-Llevarle la contra a todos, en cualquier estupidez y aunque no sea realmente importante, le encanta.
-Los dibujos animados. Desde Tom y Jerry hasta Pinky y Cerebro. Lo que sea.
-Leer. Un aficionado realmente de los libros, en especial de misterio. Se entretiene con ellos.
-Dar regalos. Es extraño ya que todos prefieren recibirlos que darlos, pero el se conforma con ver la cara de felicidad que ponen sus amigos al recibir un regalo de parte de el, prefiere darlos y no recibirlos, definitivamente.
-Andar descalzo por su casa, en esta pocas veces le verás usando zapatos.

»Disgustos
-Que le toqueteen las cosas. Joder, ¿acaso es necesario poner un cartel para que no le desordenen nada?
-La gente que quiere destacar por sobre todas las cosas, le ponen de los nervios.
-Aquellas personas que pasan victimizandose y llorando por lo que ya pasó. ¿No pueden pensar en el presente?
-Estar solo. No se queja si le dejan solo, pero es algo que no soporta, aunque se lo guarda.
-Que hablen de el sin conocerlo. ¿Tanto os cuesta tomaros un café con él para saber quien es realmente?

»Otros:
-Le dan cierto miedo las tormentas. No es realmente miedo con todas las letras, pero cuando más lejitos mejor.
-Odia a los dentistas. Va las veces en las que es realmente necesario, porque sino, ni se aparecía por ahí.
-Cuando se pone nervioso se come las uñas, y odia hacerlo, pero al mismo tiempo no puede dejarlo.
-Siente realmente miedo de decepcionar a las personas que quiere.


Historial personal.

»Familia:

- Robert Fitzgerald. Padre: Su padre y supuestamente su ejemplo a seguir, aquella persona a la que admira por sobre todas las cosas. Admira lo valiente que es y que nunca baja los brazos. Pero no quiere ser como él en lo más mínimo. Su padre no es precisamente una persona a la cual se le pueda llamar honesta, y a pesar de todo eso siempre le ha perdonado todos los errores y meteduras de pata que ha tenido para con él. Y aunque no esté de acuerdo con muchos actos y formas de actuar de su padre, le gustaría que el estuviera orgulloso al hablar de su hijo, Ethan, ese chico que tanto ama escribir. No el que supuestamente "ama" el mundo de los ejecutivos y el dinero, el poder, y todo eso que dicen por ahí. Le gustaría que con ser Ethan a el le alcanzara.
- Sara Ockahm. Madre: Ella es esa persona en la que él confía ciegamente. Aquella que sabe perfectamente que es lo que su hijo quiere, y lo apoya incondicionalmente. Aquella que lo aconseja y le dice que todo va a ir bien mientras le acaricia el cabello, y que le lleva un chocolate caliente a la cama siempre que lo necesita. Ellos se entienden con miradas, no es necesaria una palabra, saben perfectamente que hacer y como hacerlo en los buenos y malos momentos. Sara es esa persona que siempre ha estado ahí para su hijo, y la que habla con orgullo al contarle a las otras madres lo que es, no lo que todos quieren que sea.
- Ellie Fitzgerald. Hermana: Su hermana menor, y completa debilidad. Cualquier cosa que ella pida, cualquiera, será suficiente para que el chico caiga rendido a sus pies y haga lo que ella le diga sin rechistar. Y cualquier chico que intente acercarse a ella se llevará una buena patada.

»Historia:

-Felicidades, es un niño.
-¡Un niño! ¡Robert, es un niño! -Gritó la madre, emocionada, tomando en brazos a su pequeño.

Así fue como comenzó todo. Ethan nació un veintiocho de septiembre, uno más de los tanto niños que habían nacido ese día, con una más de esas familias que ahora tenían una pequeña criatura entre sus manos y que no se imaginaban lo que se les venía encima. Ethan, desde que tiene memoria se preguntó porque no existe un manual que explique como ser padre, por que sabía que si ese manual hubiera existido, todo habría sido diferente desde el mismísimo comienzo. En cuanto él nació, no le veían absolutamente ninguna desventaja a la nueva vida que tenían ahora, la vida de padres. Si, puede que hubieran estado un poco más cansados que siempre por tener que levantarse unas horas en la madrugada a darle de comer a el pequeño que gritaba enfurecido desde su habitación pidiendo compañía. Vale, tampoco habían salido mucho desde que él había nacido. Ni habían ido de viaje. Ni habían mirado películas. Pero tenían un hijo que era fruto de su amor, ¿y qué más se podría pedir? Nada. Ellos eran felices. Al poco tiempo, nació Ellie. Sara, quien se encargaba de cuidar de los niños la mayoría del tiempo -por no decir siempre- estaba comenzando a cansarse de que su marido no ayudase en nada respecto a la educación y cuidado de estos. Debido a la poca diferencia de edad que se llevaban sus hijos, tenían ahora dos chicos que cuidar y dos bocas que alimentar. Su madre renunció a su trabajo, aquél trabajo de diseñadora que tanto le gustaba. Y su padre comenzó a trabajar el doble de tiempo en lo que ahora es su gran empresa para poder mantenerlos a todos.

-Pienso sinceramente que deberías quedarte más en casa, Robert.-
-Cariño... Tengo que trabajar. Ahora somos cuatro en casa y los gastos son grandes.-
-¡Pues yo pienso que para lo único que trabajas tanto es para irte un poco de casa!-
-¿Cómo puedes decir eso? ¡Sabes que no hay nada que me guste más que pasar tiempo con vosotros!-
-¡Entonces déjame decirte que eso no se nota!-

No había sido el hecho de que su padre trabajara tanto lo que había desembocado a esas peleas que ya eran parte de la rutina de la familia. Había sido la poca atención que brindaba a su familia Robert. Sara se preguntaba porque, y no encontraba ninguna respuesta. ¿Acaso sus hijos no eran lo que el esperaba que fueran? ¿La crianza no era lo que el esperaba? ¿O su mujer lo había decepcionado? Al final, simplemente decidió convencerse de que simplemente estaría agotado al igual que ella, y puso las manos en el fuego porque eso cambiaría cuando los chicos crecieran un poco y se volvieran más independientes. Los chicos crecieron y cada vez recibían menos atención de parte de su padre, pero se habían acostumbrado a ello y nunca se quejaron ni se sintieron mal, vivieron felices con el apoyo incondicional de su madre y con los gustos que les cumplía sus padres, que pensaba que con cosas materiales iba a poder dejar de lado lo ausente que estaba siendo en la vida de sus hijos y lo mal que se estaba comportando. Y el lo sabía, pero no hacía nada por intentar mejorar eso. NADA.

Ethan creció como un niño normal, con amigos normales y una familia bastante normal.

Nunca se sintió mal, siempre tuvo el cariño de su madre y de su hermana y sabía que podía contar con ellas. A su padre, también le quería mucho, pero se sentía mucho más distanciado y desconfiado con él, como era de esperarse. Y eso no cambió. Robert siempre esperó que su hijo se convirtiese en su sucesor en todo sentido, que tuviera lo mejor y que se graduara con honores, que tuviera dinero, una empresa, una linda mujer y una hermosa familia. Eso era todo lo que el quería, darle lo mejor a sus hijos. Por eso trabaja tan duro. Pero nunca se dio cuenta de que ellos preferían otra cosa, ellos hubieran preferido estar tiempo con él, jugar al fútbol o salir a pasear a un parque. Y no pedían demasiado, solamente pedían lo que el les tendría que haber brindado.

Ethan siempre creció con la presión de su padre encima, diciéndole todo el tiempo lo famoso y exitoso que iba a ser si seguía sus pasos, y dejandole muy en claro que el tenía que ser el sucesor de la familia y que no podría dedicarse a otra cosa que no fueran los negocios como él lo hacía. Y nunca quiso decepcionarlo y no quiere hacerlo, por eso trata de convencerse de que no va a tardar nada en decirle que el no quiere ser una maldita copia de su padre. Que el quiere otra cosa. Que el desea escribir, y que si realmente lo quiere lo va a tener que aceptar porque es lo que realmente le gusta y le hace bien. Sinceramente, en el fondo sabe que es poco probable que tenga el valor de decírselo algún día, pero como soñar no cuesta nada.
avatar
Ethan A. Fitzgerald

Mensajes : 3
Fecha de inscripción : 07/05/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Ethan Alexander Fitzgerald

Mensaje por Michael O. Wendorff el Dom Mayo 08, 2011 7:19 pm

Muy buen PJ, esperamos verte mucho por el foro. Enseguida te doy color.
Bienvenido, pásatelo bien.

_________________

Michael whitemike Owen
I LOSE MYSELF IN ALL THESE FIGHTS
avatar
Michael O. Wendorff

Mensajes : 25
Fecha de inscripción : 21/03/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.